domingo, 3 de julio de 2016

José Luis García Heras publica tres libros sobre las raíces de Vallecas


Antiguo alumno y profesor de Tajamar, José Luis García Heras es actualmente profesor de Matemáticas en el IES Villa de Vallecas. Tras muchos meses de investigaciones –ha rastreado en archivos, hemerotecas, bibliotecas y en Internet-, acaba de publicar tres libros sobre la historia de Vallecas. Hijo de vallecanos y residente en Vallecas hasta hace pocos años, José Luis ha canalizado en estos libros el amor que tiene a su barrio, sus gentes y sus lugares. Escribir estos libros ha sido también una manera de recordar con algo de nostalgia muchas historias y anécdotas que le contaron sus padres, familiares y vecinos, como aparece frecuentemente en estas páginas.
José Luis, profesor de Matemáticas, se ha convertido en todo un experto en la historia del Puente de Vallecas. Doy fe de ello. He recorrido con él y otros amigos muchos de los lugares que se citan, acompañando el paseo con una cascada de noticias e informaciones sobre cómo nació Vallecas, qué había en este lugar, cómo se llamaba antes esta calle, quién murió aquí, que famoso bar tenía allí su sede… No se trata, por tanto, de un conocimiento teórico de Vallecas sino real, objetivo, vivido. José Luis ha pisoteado sus calles –vivía en la calle Puerto Maderi- y ha saboreado durante toda su vida el genuino ambiente de Vallecas, sin tener que hacer ningún acelerado proceso de adaptación. Lleva como pocos Vallecas en las venas y en el corazón.

La Iglesia de San Ramón Nonato

El primero de los tres libros que ha publicado lleva por título Iglesia de San Ramón Nonato. Don Emilio Franco, párroco y está dedicado a uno de los lugares más especiales y emblemáticos del Puente de Vallecas. El libro ha sido prologado por José Manuel Horcajo, actual párroco de la iglesia, quien explica que un libro como éste demuestra “el amor a un barrio y el interés por conocer lo que se ama”. El actual párroco se siente heredero de la gran labor espiritual, cultural y social que se ha realizado desde siempre en esta parroquia, y de la que se da buena cuenta en este libro, centrado en el origen de la parroquia y su posterior desarrollo, que alcanza con el párroco Emilio Franco un momento de especial intensidad, pues el inusitado crecimiento de Vallecas tras la llegada de numerosos emigrantes propició la aparición de muchas personas con escasos medios y con muchas necesidades que atender. 


En el libro se destaca el papel que ha desempeñado la familia Presilla y Villota en la historia del barrio y de un modo singular en el nacimiento de la parroquia. Esta familia ya había cedido con anterioridad un terreno en lo que hoy es el principio de Monte Igueldo para la construcción de una capilla dedicada a la Virgen del Carmen. La parroquia nació por el expreso deseo de este matrimonio de enterrar allí a uno de sus hijos, Ramón, fallecido a los 23 años en 1895. Poco tiempo después se iniciaron las obras y el templo quedó concluido en 1907. El primer enterramiento fue el del hijo de Isidro Villota y Dupret y Ramona de la Presilla, Ramón. Los siguientes fueron otro hijo del matrimonio, Pablo, y su esposa Luisa. El último enterramiento, todos de la misma familia, ha sido el de María Villota, la que fue popular piloto de Fórmula 1, hija de Emilio Villota, también piloto.
A la parroquia se le dio el nombre de San Ramón Nonato como póstumo homenaje a su hijo Ramón. Ramón Sarroy (Nonato) nació en 1200 en Portell (Lérida) y falleció en Cardona en 1240, camino de Roma para ser nombrado cardenal. Tomó el hábito de mercedario de las manos del fundador de la Orden, San Pedro Nolasco. Ejerció de redentor de cautivos en Argel, donde permaneció unos años como prisionero hasta su regreso a España en 1239.
Su primer párroco fue Olegario de la Puente. Ejerció su ministerio desde 1911 a 1922. Le sustituyó Emilio Franco Prieto. La segunda parte de este libro está dedicada a su biografía y a detallar la labor que realizó en la parroquia desde 1923 hasta 1936. Puso en marcha diferentes proyectos de índole religiosa, social y cultural. Muchas de estas actividades se realizaban en la parroquia y en el Complejo Parroquial de La Acacia, situado al otro lado del arroyo Abroñigal (lo que hoy día es la M-30). Este centro fue inaugurado en 1930 y permitió a la parroquia de San Ramón ampliar su labor. Por ejemplo, se promovieron escuelas parroquiales, clases de catequesis dominical, una academia nocturna, cantina y comedores escolares, una biblioteca ambulante, ropero, conferencias de San Vicente de Paúl, Casa Cuna, cocina económica, etc.


Tanto el barrio como la parroquia padecieron el clima convulso de enfrentamientos que se dieron en Madrid y en toda España a partir de 1931. En marzo de 1936 incendiaron la puerta de la iglesia, además de multiplicarse durante meses los actos de acoso con alguna violencia. El mismo 18 de julio de 1936 la iglesia fue invadida y saqueada. El párroco Emilio Franco fue detenido el 9 de agosto y conducido a la checa de la calle Martínez de la Rosa. Posteriormente fue trasladado a la cárcel de San Antón, donde permaneció tres meses. El 28 de noviembre fue fusilado en Paracuellos del Jarama junto con su coadjuntor Mariano Escribano Herranz. Durante la guerra, la iglesia fue destinada a hospital de sangre y almacén y se destruyeron los altares y todas las imágenes.

Entre pobres y enfermos

El segundo libro que ha publicado José Luis García Heres está titulado Josemaría Escrivá y Álvaro del Portillo en el Puente de Vallecas (1927-1931 y 1934). Este libro ha sido prologado por el historiador Onésimo Díaz Hernández, también de Vallecas y en la actualidad investigador en la Universidad de Navarra. El libro cuenta, por un lado, las visitas a los pobres, enfermos, niños y ancianos que realizó el fundador del Opus Dei, Josemaría Escrivá, desde 1927 a 1931, años en los que fue capellán del Patronato de Enfermos de la calle Santa Engracia dirigido por las Damas Apostólicas. Estas Damas atendían las necesidades de numerosos pobres y enfermos y pusieron en marcha muchos centros educativos, como el colegio Luz Casanova, que se encontraba justo en frente de la parroquia San Ramón (parte de estas dependencias las utiliza hoy la parroquia).


Se han conservado las fichas donde san Josemaría Escrivá anotaba, hasta abril de 1928, los nombres y la dirección de los enfermos que visitaba. En ellas están los nombres y las calles de Vallecas que frecuentó: Molinuevo, Alta, José Camins, Dolores Sopeña, Concepción, María Luisa. Ayudado por mapas de la época, José Luis García Heras ha localizado los lugares concretos donde estaban esos domicilios, aunque los nombres de las calles han cambiado y los edificios poco tienen que ver con aquellos, salvo alguna excepción. Fruto del cariño de San Josemaría por Vallecas, nació en 1958 el colegio Tajamar, obra corporativa del Opus Dei, colegio que fue promovido directamente por su persona.

En este libro se habla también de Álvaro del Portillo, que fue elegido primer sucesor de Josemaría Escrivá tras su muerte en 1975. La vida de Álvaro del Portillo también está en parte ligada a Vallecas. Era uno de los jóvenes que participaban en las conferencias de San Vicente de Paúl cuando estaba estudiando ingeniería. Visitaba frecuentemente la parroquia de San Ramón y el complejo de La Acacia, donde daba clases de catequesis. El 4 de febrero de 1934 fue agredido por un grupo de exaltados de izquierdas que le dieron un fuerte golpe con una llave inglesa en la cabeza; tuvo la suerte de poder refugiarse en el metro, lo más probable en la estación de Pacífico, más segura desde La Acacia. Álvaro del Portillo fue beatificado en 2014 y en la parroquia se ha puesto recientemente un bajorrelieve que recuerda su figura y su labor como catequista en la parroquia.

El origen del Puente de Vallecas

Y el tercer libro que ha visto la luz es Familia Villota de la Presilla y la iglesia de San Ramón Nonato, libro que describe, como ya hemos mencionado más arriba, la estrecha vinculación de esta familia con la historia del Puente de Vallecas y la de San Ramón Nonato. La familia se encargó de su construcción y, después de la guerra civil, cuando la iglesia quedó destrozada, también se responsabilizó de la restauración. También hicieron obras en el año 2007 para adecentar la cripta de los enterramientos, donde se construyó una pequeña capilla. Algunos nombres de calles del Puente están vinculados directamente a esta familia, como Antonia Calas y María Bosch. En este sencillo libro, se explica con detalle la historia familiar y su relación con el Puente de Vallecas.


Sé que a José Luis García Heras no se le han agotado las ideas después de publicar estos tres libros.  Sé que está preparando más cosas, pues no para de recopilar más materiales para futuros proyectos. Dice José Luis que quiere especializarse en el primer tercio del siglo XX en el Puente de Vallecas. Lo que sí es cierto es que a más de uno nos ha sorprendido, y mucho, su entusiasta dedicación a la investigación histórica, que no se ha quedado en una simple afición sino que sus libros aportan datos e informaciones insólitos, novedosos y originales sobre la historia de Vallecas y algunos de los sucesos que cuenta en estos tres libros.
 Correo de contacto y pedidos: jlghPV15@gmail.com.

4 comentarios:

  1. ¿Donde se puede comprar el libro "Familia Villota de la Presilla y la iglesia de San Ramón Nonato"?

    ResponderEliminar
  2. Sería para regalarselo a mi amigo Emilio de Villota.

    ResponderEliminar
  3. En la librería "La verde de Numancia" Av. Albufera junto al metro N. Numancia. Además este domingo 23 de Abril el autor estará em la caseta de la librería firmando ejemplares (Feria del Libro -el Bulevar de Vallecas)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco su información.Atentamente, Fernando Piqueras (Rhin).

      Eliminar