domingo, 5 de febrero de 2017

“Medianoche en el siglo”, de Victor Serge


Vuelve a publicarse esta novela del belga Victor Serge (1890), hijo de exiliados rusos, revolucionario que se unió al Partido Comunista ruso en 1918, participó en la guerra civil rusa y desempeñó importantes puestos en el aparato del Partido hasta que, a partir de 1927, cayó en desgracia por sus posiciones trotskistas y su crítica de la deriva totalitaria del estalinismo. A finales de la década de los veinte, fue expulsado del Partido Comunista. En 1932 fue detenido por la GPU (antecedente del KGB) y tras pasar una larga temporada en las cárceles de Moscú fue deportado a Orenburg, en los Montes Urales. En 1936, una campaña internacional en su favor reclamó su liberación y ese año consiguió abandonar la URSS. Luego vivió en España, Bruselas y París hasta 1940, año en que se trasladó a México, donde llevó una existencia precaria hasta su muerte en 1947.
            Tras su expulsión del Partido Comunista, Serge se dedicó en parte a la literatura. Antes de ser detenido y deportado, publicó tres novelas (Hombres en prisión, Surgimiento de nuestro poder y Ciudad ganada), donde en clave novelesca hablaba sobre las dificultades por las que atravesó la Revolución hasta su triunfo final. Durante su deportación, escribió otras dos novelas que la GPU le requisó antes de abandonar la URSS. En el extranjero compaginó la redacción de su autobiografía (Memorias de un revolucionario) y libros políticos con otras novelas, entre las que destacamos Medianoche en el siglo, publicada en París en 1939, y El caso Tuláyev, novela que se publicó tras su muerte en 1947.
            Estas dos últimas novelas guardan muchos puntos en común pues las dos se refieren a las Purgas que se desataron en la URSS en la década de los treinta y que acabaron con ejecuciones, deportaciones y exilios de muchos dirigentes comunistas. La primera, Medianoche en el siglo, inspirada en la propia biografía del autor, tiene además el acierto de ser uno de los primeros testimonios sobre el Terror comunista en unos años en los que la propaganda soviética y el peso de los Partidos Comunistas en Occidente habían mostrado una imagen muy complaciente de los logros de la revolución rusa.
            Esta novela fue escrita entre 1936 y 1938, es decir, ya en el exilio y en pleno desarrollo de los juicios en Moscú contra figuras destacadas del Partido Comunista acusados de contrarrevolucionarios. La novela comienza con el arresto del profesor de Materialismo Histórico Mijail Ivanóvic Kostrov, acusado de cuestionar algunas ideas de la Revolución Francesa y, por lo tanto, de promover en sus clases ideas contrarrevolucionarias. Tras su detención, fue deportado a Chernoé, un pueblo ficticio de los Montes Urales, donde entra en contacto con otro grupo de intelectuales comunistas que también han sido detenidos y condenados a vivir en aquellas miserables tierras.
            La novela adopta una técnica coral. Comienza poniendo la lupa en Krostov, pero luego, tras su deportación, conocemos las trayectorias de otros presos –Ryjik, Rodion, Elkin, Varvara, Avelii- que también fueron revolucionarios de la primera generación (todos menos Rodion) y que sufrieron la represión por criticar la política de Stalin. Estos deportados mantienen unas reuniones clandestinas donde discuten sobre marxismo y comunismo y en las que consideran a Stalin y los miembros del Politburó traidores al espíritu genuino de la Revolución.
            Pero en Moscú y en toda la Unión Soviética arrecia la persecución contra el trotskismo, y hasta la lejana Chernoé llegan las directrices de arrinconar a los trotskistas y volvernos a mater en prisión.
            La concepción de la novela de Serge rechaza los estrechos límites del realismo socialista, tanto en los aspectos formales como de contenido. Sus novelas, de tesis, con mucho contenido político, se conciben como un testimonio de protesta contra lo establecido, rebelión que encarnan en su caso destacados dirigentes que son perseguidos por ser fieles a la auténtica causa comunista. Como le sucedió al propio Serge, que nunca renegó de sus ideales revolucionarios, lo que se cuestiona es la deriva tiránica del régimen de Stalin, alejada de lo que ellos consideran los auténticos valores del comunismo. De hecho, la parte final de la novela puede considerarse un canto a la esperanza, pues entre ellos incluso han surgido nuevos revolucionarios, alejados ya de las ideas oficiales, que están dispuestos a luchar por reconducir la Revolución.


Medianoche en el siglo
Victor Serge
Alianza. Madrid (2016)
296 págs. 18 €.
T.o.: S’il est minuit dans le siècle.
Traducción: Ramón García Fernández.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada